18 mar. 2006

Sábados Montes. Usansolo – Miravalles 24 kilómetros.

Resumen de la jornada de Usansolo – Miravalles 24 kilómetros.

Aunque las previsiones del tiempo anunciaban lluvias, la verdad es que no acobardo a ninguno de los asistentes. Y aunque muchas personas de las que podíamos llamar fijas a las salidas de los Sábados Montes han faltado, otras que hacia tiempo que no acudían han vuelto al grupo una vez liberadas de sus compromisos sociales. Gracias al equilibrio entre las que faltan y retornan, el grupo mantiene su promedio de asistencía. Hoy hemos acudido 21, de ellos, como siempre 3 a 1. Aclaro 3 mujeres por cada hombre. En verdad algo más, 16 mujeres y 5 hombre. Espero con impaciencia el día en que el grupo logre el equilibrio total. (Quizás sea una utopía, pero seguiré soñando)


Como habíamos quedado, en la estación de Atxuri nos reunimos 12 personas y las 9 restante, se nos unieron en la estación de Bolueta. Al llegar a Usansolo el tiempo estaba nublado y el viento bochornoso del Sur nos anunciaba lluvia en cuanto este se calmase.

Comenzamos andar por la pista de asfalto hacia la presa de Lekubaso la cual no alcanzamos por tomar el sendero de la izquierda antes de llegar a la misma. En una subida cómoda entre jóvenes pinos, la cual pronto la abandonamos por otro sendero que nos lleva hasta un pequeño pero muy bello encinar hacemos la entrada en el barrio de Ereño.

Es en este barrio, donde empieza la subida más dura y exigente de todo el recorrido, la cual salvamos en grupo de a dos, acomodando nuestro caminar al compañero que lleva un ritmo que nos permite respirar.

Terminada la fuerte subida, nos reagrupamos para seguir subiendo hasta el balcón que se asoma al valle que domina desde Usansolo, hasta el monte Eretza con el cresterío de Sierra Salbada, y el macizo de Itxina, Peña Lekanda, entre otros montes importantes.

Seguimos nuestro descenso hasta las estribaciones del Artanda y el Upo y en la zona de recreo de la ermita de San Segismundo, damos cuenta de nuestras provisiones. Ya en este momento el sol es nuestro compañero de camino.

Después de dar buena cuenta de los bocatas, seguimos el descenso hacia Miravalles, donde después de una refrescante caña de cerveza, tomamos el tren para regresar a Bilbao.

A grandes rasgos, esta es; la crónica de un maravillosos día de monte en él que la primavera se anunciaba por todas partes. (Flores, arroyos, pájaros, y la alegría y el buen humor que reinó en el grupo a lo largo de un buen número de horas). Otro maravillosos día de Sábado Montes. Gracias a todos por acudir.

Nota. A finales de esta semana colgaré el recorrido del próximo día 1 de Abril. Que si el tiempo nos acompaña, será un recorrido muy bonito y además inédito para muchos de los del grupo.

Mientras esperamos el 1 de Abril, os dejo unas fotografías de esta salida para que recordeis los buenos y menos buenos momentos. Hasta la próxima.

El lindo y solitario narciso.
Los 21.
Con el horizonte a nuestras espaldas

No hay comentarios: