26 mar. 2007

CAMINANDO POR EL BARRANCO DE LOS CAZADORES

Caminando por el Barranco de los Cazadores, camino de Navachica.
Hoy, nos decidimos por intentar llegar a la cima de Navachica 1832m. Para eso dejamos como siempre nuestro coche en las Cuevas de Nerja y nos dirigimos por el carril hacia el área de recreo del Pinarillo cerca de La Fuente del Esparto. Son casi 6 kilómetros hasta el área de recreo y casi 8 hasta la fuente. Por el camino encontramos varias cuadrillas de trabajadores que se afanaban por limpiar y arreglar una banda de monte a ambos lados del sendero. Quizás en previsión del riego de incendios.
Una hora y diez minutos nos costó llegar al área y un poco más a la fuente del Esparto. Antes de llegar a la misma después de fotografiar una pareja de perdices rojas que no se asustaba de nuestra presencia, tomamos el sendero de la derecha que nos llevaría a la entrada del impresionante Barranco de los Cazadores. Nada más entrar en el mismo pudimos contemplar pequeñas cuevas horadadas en las verticales paredes del barranco por la acción del agua, que habían sido habilitadas para guardar el ganado, incluso en muchas de ellas se nota que han servido de morada para le hombre hace ya muchísimos años.
Aunque el sol intentaba ganar altura para entrar en el barranco por encima de las impresionantes paredes, no era capaz de conseguir ganar la altura suficiente y se hacia notar el frescor mientras caminábamos por el cauce seco de lo que hace siglos fue una corriente importante de agua. En las alturas oíamos sin cesar el silbar del águila real y más cerca de nosotros el zurear de las palomas torcazes. La vegetación que nos acompañaba era exuberante.
Contemplando la belleza de las impresionantes paredes de la cárcava seguíamos ganando altura hasta el momento en que nos fue imposible seguir el cauce del río seco y tuvimos que seguir por un estrecho sendero de piedra suelta que en zigzag gana altura muy rápidamente. Este sendero nos llevó a una altura de unos mil metros para ponerse a llanear y dejarnos nuevamente en el cauce seco. Desde este punto y como teníamos que volver por un compromiso, nos dimos la vuelta dejando el alcanzar la cima de Navachica para un día próximo.
La erosión va esculpiendo caprichosamente las rocas calizas
Varias fotografías de distintas cuevas que fueron habitadas por el hombre hace muchísimos años y otras también han sido utilizadas para guardar el ganado.
El hombre siempre se ha aprovechado del trabajo de la Naturaleza


Ríos de piedras que no de agua corren hoy día por este seco y viejo cauce
El sendero muchas veces asciende por ríos de piedras sueltas, también conocidos como chorreras
Otras el mismo sendero ha sido tallado por el hombre en la roca viva de la vertical pared.
Algunas veces el viejo y seco cauce se cierra impidiéndonos el paso
Grandes moles de dura casi inexpugnables acompañan nuestro caminar
El barranco impresiona por su majestuosidad