4 oct. 2011

3ª SALIDA M.M. GALARRAGA

SODUPE -GALARRAGA-SODUPE 21,4 km.
 Mapas y perfil de esta jornada.
Lo queramos o no ya estamos en octubre y aunque parece que el otoño solo y tan solo se nota en que las castañas caen de los erizos y algunas hojas verdes van cogiendo esos tonos rojos, dorados, ocres, etc. que indican que su ciclo está a punto de terminar. Por lo demás, los camino están secos, los arroyos hay que echarles agua para que no levanten polvo, los ganados que andan suelto por los montes, arrancan las raíces de la hierba para encontrar algo fresco que llevarse a la boca.
Sea, como sea, en Sodupe nos bajamos del tren para enfrentarnos a una constante subida que no da respiro hasta llegar al collado en que se hace presente la pared del Galarraga, que todo hay que decirlo, da un poco de miedo hacerle frente.
Este día no se podía mirar atrás y si bien yo una vez había subido desde el otro collado, hoy era ese día en el que había que vencerle por este frente. Todo hay que decirlo, no es tan fiero el león, como lo pintan.
Este era un buen momento para hacer un alto en el camino y reponer fuerzas. Iniciamos la subida despertando a los buitres que en las peñas esperaban que el sol calentase su plumaje antes de volar en busca del sustento de cada día. 
Desde la cima del Galarraga 901m. iniciamos la bajada hacia el collado que separa el Galarraga del Pagero, cima que no estaba en los planes de este día, pero si en el GPS esperando a nuevas jornadas. Seguimos caminando, "yo diría faldeando" la faldas del Pagero hacia el Gongela y sin llegar a esta cima bajamos, Como Dios nos dio a entender hasta el embalse del Lingorta y desde aquí a La Cuadra donde comimos para volver a Sodupe y después de sendas cervezas bien merecidas volver a Bilbao
Todas las fotografías de esta salida en el siguiente enlace:TODAS LAS FOTOGRAFÍAS DE ESTA SALIDA
Caserío que debió de conocer tiempos mejores y en el que aún se pueden ver saeteras de las luchas de los Banderizos. Hoy se encuentra en ruina y olvidado.

Los que nos dejaron también tienen su sitio en los senderos.
 
 El Galarraga muestra su poderío a nuestras espaldas. Quizás no queramos ver lo que nos espera.

 Poco a poco la cuesta se va haciendo más pequeña y la cima más cercana.
Los buitres se levantan sin muchas ganas al vernos pasar.
 La cima del Galarraga desde Sodupe ya forma parte de nuestro historial.
 El buzón.
 El Galarraga desde el collado que le separa del Pagero.

 La presa de Lingorta
 Es la hora de comer  y dar novedades.

No hay comentarios: