6 jun. 2012

26ª SALIDA MARTES MONTES

AMOREBIETA - DURANGO POR BELATXIQUIETA - ARAMOTZ - MUGARRA. 20,3 km.
Que conste que mi primera intención, era hacer un recorrido mucho más exigente, pero pensando en aquello "En tiempo de melones hay que acortar los sermones" Decidí que sería bastante exigente hacer Belatxiquieta, recorre Aramotz y subir a lo más alto de Mugarra y baja a Durango.
La subida desde Amorebieta a Belatxiquieta, no es fácil y menos en una mañana bochornosa en la que la bruma no nos dejaba respirar y menos transpirar, la olla de Galdara no es una travesía fácil, el Urtemondo y toda su travesía hasta Mugarrikolanda, es un reto y más con este bochorno. Después de repostar en la fuente de la campa, nos enfrentamos con la exigente subida hasta la cima del Mugarra, yo aproveche para recorrer todo el cordal hasta la bajada por la arista hacia Mañaria. En este caso la bajada impresiona más que la subida. Ya solo nos quedaba bajar por Santa Lucia hasta San Andrés para comer y llegar hasta Durango, donde tomamos el tren para volver a casa, siempre después de dar cuenta de una buena y reconstituyente cerveza.
Todas las fotografías de esta salida en el enlace de  FOTOS DE LAS SALIDAS  
Y los tracks  WIKILOC RODRI
 Perfil y mapa de este recorrido
 El calor o el bochorno nos hace acercarnos a cada fuente que encontramos.
 
 Cima de Belatxiquieta
 Aramotz se hace duro el recorrerlo y eso se refleja en nuestros semblantes
 Una impresionante haya nos ofrece generosamente su sombra.
 
 El Mugarra se nos presenta poderoso y amenazante ante nuestros ojos.
 Pero antes hay que acudir a repostar a la fuente.
El inicio de la subida a Mugarra es fácil el resto, ?
 En la cima del Mugarra desde el resto del cordal.
 Siguiendo el cordal del Mugarra.
 Duro, lo que se dice duro es, pero lo que nos ofrece compensa todos y cada uno de los esfuerzos realizados.
 Más dura será la caída. En este caso la bajada.
 La bajada de Mugarrikolanda es ya otra cosa.
 El descanso de los guerreros después de la labor cumplida.
 Los ponys con su cría pacen tranquilos en los prados de verdes hierbas.
 Cuando las cuestas desaparecen, el color vuelve a nuestras mejillas al mismo tiempo que las sonrisas.
 San Roke, sonríe con nosotros, el cansancio ya lo notaremos cuando nos relajemos.

No hay comentarios: