6 may. 2013

CONFIDENCIAS CON MI NOVIA



CONFIDENCIAS (Las fotografías las he tomado hoy con mi móvil)
Hoy de nuevo he salido al monte solo con mi “novia”, ayer también lo hice. Por una parte el tiempo me hacía ser remiso a salir si llovía o parecía que podía llover con la bici, los años no perdonan. Hace muy poco tiempo, salía con la bici al monte lloviese, nevase o chucease, nada me detenía, mis compañeros a los que “casi” los obligaba a acompañarme me decían.- “Antonio, estamos locos” y yo les contestaba una y otra vez.- “Tranquilo que los locos están todos encerrados en sus casas, a nosotros nos llaman cuerdos”, pero siempre, siempre al final de cada ruta tomando un café calentito, me agradecían que los hubiese obligado a salir. Más de uno me aseguraba que mientras se ponían la ropa de la bici, rezaban para que yo les llamase por teléfono para decir que no salimos ese día con la bici. El ser humano siempre busca una y mil excusas para hacer aquello que aun gustándoles le cuesta trabajo realizar.
Yo no he perdido ese hábito de salir llueva o no llueva, pero me sirve de excusa y por cierto, muy buena, ir al monte andando al menos dos días a la semana, e  ir de cuatro a cinco días a nadar a la piscinas. Esto y no otra cosa, me ha servido de excelente excusa para dejar de salir al monte con mi bicicleta si estaba un poco amenazante de lluvia el tiempo. Siempre me he dicho a mí mismo.- “Para qué me voy a mojar teniendo el tiempo que tengo y además haciendo el ejercicio que hago durante la semana”. Es una buena excusa, pero un mal hábito agarrarme a ella.
 La verdad es que ayer y hoy mucho más, he disfrutado del recorrido, del acompañamiento, (la soledad) y de mi bici. El recorrido aun conociéndolo, como lo conozco, cada día descubro en él matices nuevos y esfuerzos nuevos que no me dejan de asombrar. Es verdad que hasta hoy, no me he dado cuenta de cuanto necesito yo de estos momentos para poder hablar conmigo mismos, (Me encanta la soledad) de contarle a mi paciente y silenciosa “novia” mis proyectos futuros y creo que hoy, ha sido un día maravilloso para mí y mi “novia” a la que he visto alegre, trialera y muy “marinera”  además de muy ágil subiendo las costosas cuestas. Dónde hubo siempre queda, aunque sea solamente la experiencia que da los años.
Ya sé qué la razón de esa alegría y agilidad, no es otra que haber salido también ayer, pues hacía más de un mes que no montaba en bicicleta y hoy ya los músculos estaban más acostumbrados del esfuerzo de ayer. Pero creo que es muy bueno el soñar que es que mi bicicleta la que estaba contenta, rijosa y briosa de poderme llevarme un día más a su grupa, tanto es así que al cruzar un arroyo con bastante agua casi, nos vamos al lecho del arroyo los dos, pero ambos nos rehicimos del tropiezo y salvamos este pequeño susto.
Espero que ahora que llega el buen tiempo, que yo estoy más libre de compromisos más o menos rígidos y por lo cual puedo cambiar de día con mucha más facilidad sin crear ningún tipo de problema a terceras personas, pueda salir con más frecuencia con mi “novia”, claro está, sin dejar el senderismo ni tampoco la piscina.
Esto será bueno para mantenerme en forma, limar alguno de los varios michelines de cara al verano y lo más importante el disfrute personal mío, de mi afición a montar en bicicleta y la más importante mi afición a la Naturaleza y al ejercicio físico.
Seguiré informando.

No hay comentarios: