10 may. 2013

CONFIDENCIAS CON MI NOVIA II


CONFIDENCIAS II.
Hoy de nuevo cuando la cuesta se hacía más exigente, cuando mi boca se abría hasta el extremo pretendiendo atrapar todo el aire que había ante mí para llevarlo hasta mis pulmones, en ese critico momento en que aunque lo intentes no puedes pensar en nada, en nada más que no sea el avanzar pedalada a pedalada e intentas, no mirar hacia adelante para no ver lo que te falta aún de subir para poder superar la cuesta. Bueno pues en ese momento crítico, mi novia me pregunta.
-¿Te has dado cuenta, como ha cambiado el ambiente de la ciudad por las mañanas por la crisis?
-No, sé ¿A qué te refieres?
-Me refiero a que antes por las mañanas temprano, siempre había atascos, gente corriendo por las aceras, ansiedad en los rostros de los que viajaban en el autobús porque llegaban tarde a fichar, y mucho más en los que llevaban el coche a trabajar, porque no encontraban sitio para aparcar, porque delante de ellos iba un  autobús escolar, un camión de reparto que interrumpía el trafico al descargar. Vamos que la ciudad era un verdadero caos a esas horas de la mañana, pitos, bocinazos, discusiones, nervios, e incluso más de un porrazos en los cruces y en los semáforos.
-Claro que me he dado cuenta, sin ir más lejos hoy he salido de casa temprano para visitar al médico en una visita rutinaria, como siempre he ido andando, también lo hacía cuando trabajaba y eso que atravesaba Bilbao de punta a punta, pero a mí no me importa madrugar para caminar.
Bueno, como te contaba, hoy, me he dado cuenta de que apenas se ven circular vehículos particulares por nuestras calles a esa hora (Bueno ni a ninguna), que tampoco se ven muchos camiones de reparto, al menos no tanto como los de antes, que los autobuses son más puntuales y tampoco van tan llenos en las horas punta a no ser que se crucen con una manifestación, que apenas se ven autobuses escolares, etc. Pero lo que si me he dado cuenta es que a esas horas se ven infinidad de microbuses de la Diputación, de la DYA, e inclusos de empresas particulares recogiendo a personas mayores en sus portales para llevarlos a los Centros de Día y todo esto en conjunto me ha hecho pensar.
Primero, que hay menos camiones de reparto porque con la crisis hay menos consumismo, con lo cual menos crecimiento, que todas aquellas pequeñas tiendas familiares de barrios, casi todas han desaparecido, las han devorado las grandes superficies, que hoy van muchas menos personas a trabajar el paro se hace notar cada día más y más.
Segundo, que hay menos coches circulando por que el poder adquisitivo personal y familiar es más reducido y esto ha traído dos cosas, una buena y otra mala, según como se mire. Por una parte la crisis ha hecho que utilicemos más los servicios públicos y esto es bueno para la ciudad, para la contaminación ambiental, para que muchas personas que no lo hacían loa hagan; caminar, por otra y es la mala, muchas personas han tenido que vender aquel coche que tanto les costó conseguir y con tanta ilusión se compraron y esto no es bueno ni tampoco es justo. Prueba de ello, es que en los barrios hay lugares libres para aparcar y que el Ayuntamiento no consigue vender las plazas de garajes que crearon en los bajos de parque y plazas. Y es muy malo, porque de nuevo los pobres son y serán como siempre los paganinis de una crisis que no es suya. Pues la verdad es que se ven menos coches por las calles de nuestra ciudad, pero también es verdad que los que circulan por ellas son coches de alta gama y por lo tanto sus propietarios sienten menos o de otra manera esta cruel crisis.
Tercero, se ven menos autobuses escolares, quizás sea, no lo sé, porque son de más plazas, o porque van más rápido al haber menos tráfico y por ello no son tan visibles ni tan molestos, o tal vez sea, porqué con la crisis ha descendido la natalidad. Sí, es verdad que se ven niños en los parques, pero un porcentaje muy alto de esos niños son de gente foránea y también no me negareis, y esto en verdad tiene una parte positiva y otra negativa que se ven más pequeños autobuses para el transporte de personas mayores que, autobuses escolares.
Esto tiene de positivo, que las personas tienen más esperanza de vida, positivo que en los Centros de Días, están en un ambiente más adecuado donde se pueden relacionar con personas de su misma edad, que están bien atendidos, cuidados, alimentados y lo más importante, no están solos. Antes las personas mayores se quedaban solos en casas sin que nadie los atendiesen mientras sus hijos trabajaban, ahora sus hijos están tranquilos en sus trabajos sabiendo que sus progenitores están bien atendidos, sabiendo que si surge la más mínima urgencia les avisaran de inmediato, que comerán bien y a su hora, etc. y esto es bueno para ambos.
Negativo que si circulan más plazas de autobuses de Centros de Días que de transporte escolar, nos está diciendo que nuestra sociedad se está haciendo vieja y que los pasivos son en el presente y serán en el futuro muchos más que los activos y esto no es bueno para que una sociedad crezca.
La crisis está modificando los hábitos de las personas, la vida familiar y el ambiente en la ciudad.

No hay comentarios: