12 jun. 2015

NOSOTROS TAMBIÉN OS RECORDAMOS CON CARIÑO

Hola a todos. Hoy he recibido un comentario al último post del SENDERISMO JACARANDA. "Mirando atrás con nostalgia" y aunque lo escriben, como anónimo está firmado, cosa que es de agradecer. 
ESKERRIK ASKO GUZTIOI !!!
Qué jóvenes y qué guapas y guapos todos !!!!!!!!!!
Y qué buenos momentos pasamos juntos, eso es lo que nos quedará siempre.
Da un poco penita, pero bueno, siempre para adelante.........
Lo mejor siempre está por venir.
Un super abrazo a todas y todos, en "Costa Rica" se os recuerda con mucho cariño.

En primer lugar, os quiero decir que también en esta casa se os recuerda a cada uno de vosotros con mucho cariño y se siente nostalgia de los muchos momentos que pasamos juntos. Pero, como todo lo que tiene un inicio tiene un final, al grupo se le cumplió la fecha de caducidad y paso al cajón de los recuerdos. Pero esto no es impedimento para que los recuerdos prevalezcan en el tiempo y sin fecha de caducidad. Prueba de que esto es así, son estos humildes versos que publique, en UN POETA EN EL CAMINO con fecha 30 de mayo y 1 de junio respectivamente. Sirvan, como un humilde homenaje al cumplirse 2 años desde que desapareción del grupo. Un saludo y un abrazo para todos de nuestra parte. 

RECUERDOS DE TIEMPOS...

...PASADOS.
En momentos de tedio y de modorra humana, 
cuando yo estoy conmigo mismo y con mi galbana, 
me pongo a mirar fotos de épocas pasadas
que ya están lejanas, 
fotos de otros tiempos que están ya casi olvidadas.

Recuerdo y contemplo las fotos con mucho cariño 
y yo rememoro aquellas jornadas que juntos vivimos 
caminando por montes, montañas por esos senderos 
que hiende sus bosques y cruzan los valles 
y suben a los montes entre trasmochos hayedos y frondosos robles, 
con pinos tan altos y erectos; firmes alanceadores, 
con los raros tejos que aún hoy se esconden 
entre la espesura de los densos bosques.

Todo esto y más vuelven a mi mente 
cuando yo contemplo las fotos ya casi olvidadas 
de aquellos momentos de épocas pasadas,
que aún yo recuerdo con mucho cariño 
y con añoranzas de lo que vivimos.

Recuerdo, aquellos senderos llenos de marañas, 
surcados por agua de lluvia, 
cubiertos con barros latentes, 
cruzados por las telarañas, 
jalonados de cristalinas fuentes 
que la sed aplacan a los caminantes.

Recuerdo aquellas ermitas 
que están en los montes como abandonadas,
fueron ellas, las muy solitarias, 
fueron en su momento oasis de nuestras 
muy duras jornadas. 
Jornadas de lluvias inclementes y muy impertinentes, 
la ropa mojada, los cuerpos muy fríos,
las fuerzas minadas por las caminatas en tiempos inclementes.
En ellas, en esas ermitas comimos las frías viandas
también compartimos tortilla y vino, caliente café
y algún chupido al que acompañamos
con ricas torrijas, esponjosos bizcochos,
y algún otro dulce que nos llenó; de gusto y de gozo.

Esas ermitas solitarias antigregarias 
fueron todas ellas, alivio de muchas jornadas.

Recuerdo los buenos momentos que juntos pasamos 
y otros momentos que no, no lo fueron tanto. 
Que de todo hubo en los muchos años.

Aunque hoy yo vivo más, más relajado 
yo echo de menos aquellas jornadas 
que juntos pasamos.

Recuerdo aquellos senderos que nos transportaron 
a lo más profundo de bosques muy densos, 
de cerros muy altos, collados abiertos,
de finos cordales por donde caminamos divisando valles, 
valles intrincados donde bajan rios que lo hacen cantado
y también contemplamos, vastos horizontes a vista de pájaro.

Cuando yo me aburro miro yo las fotos 
de aquellos momentos en que caminamos 
por nuestros senderos todos de la mano.
Aunque ya han pasado más, más de dos años
aunque yo no añoro los tiempos pasados. 
No puedo, no puedo olvidarlos.

AÑORANZAS.


DESDE MI VOLUNTARIA  PRISIÓN
He oído a los colorines cantarme
en lo profundo del alma 
y escuche los latidos de tu ausencia 
mi dolor y mi nostalgia.

Oí la llamada de los montes,
escuche gritar a los árboles 
y el aullar de la maraña, 
los alaridos en las rocas 
y el llorar, de los torrentes del agua.

Escuché en mi corazón 
el cantar del ruiseñor
y el trino de las calandrias.

Contemplo, desde mi cárcel voluntaria, 
contemplo los montes que me rodean, 
los senderos solitarios que en ellos sepertean.
Los senderos por donde casi nadie ya pasea. 
Los árboles que jalonan los senderos 
y sombra ofrecen al caminante 
que en estos montes se adentran.

Contemplo los arroyuelos 
que muy alegre cabalgan 
el alazán de los sueños.
Cabalga sobre las peñas pulidas 
y las piedras rodadas, 
sobre las espumas blancas 
donde se bañan los sueños, 
los sueños de la pena y la nostalgia.

Montes que miran hacia el verde valle
por donde pasean las aguas, 
que baja por los rabiones 
desde las alta montañas.
Montes que viven cerca del cielo 
y en ellos, hasta las nubes descansan, 
montes que están tan cerca de Dios 
que hasta con el mismo Dios; 
ellos cada día hablan.

En esos montes hay senderos 
ocultos entre las matas. 
Senderos que al monte suben y bajan, 
Senderos que se adentran en los bosques 
donde moran brujas, elfos, nieblas, hadas...

Contemplo desde mi prisión voluntaria
los senderos solitarios que en los montes 
moran, reinan, hablan, sueña y hasta bailan.
Y los árboles generosos que sombra dan con sus ramas 
y yo; me muero de pena, de pena y de nostalgia 
al no poder disfrutarla.

Cuando un día yo vuelva a mi rutina diaria 
quizás volveré a mis montes, hollando yo sus senderos 
coronando esas cimas solitarias 
que viven entre neveros y por peñas coronadas.

Y me sentaré a la sombra de los árboles generosos  
que me ofrecerán su sombra 
para relajar mi cuerpo y recuperar mis piernas 
por esas duras jornadas tan dilatadas e intensas.

Cuánto yo echo de menos, esas montañeras jornadas
esos angostos senderos que caminan entre marañas
por los montes y montañas, pero hoy día no puedo,  
quizás sea posible mañana. Si, quizás mañana nos vemos. 

Mañana, mañana tal vez nos vemos,
si es posible y eso pasa, 
reencontraré mis senderos
esos que atraviesan los montes 
y acompañan a los bosques
y bebe en los veneros donde se bañan los berros.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

Hola mi querido amigo:

Que agradable sorpresa me he llevado al encontrar estas dos bellas poesías.

Son sencillamente ¡maravillosas! En ellas se refleja totalmente tu alma, tus sentimientos.

Felicitaciones amigo. Espero que estés, en estos momentos, gozando de tu mar o de tus

montañas.

Un gran abrazo tu amiga de siempre Eva