6 oct. 2016

DESDE LA COSTA TROPICAL AL CAMINO DE SANTIAGO

Este Camino que lleva desde
tu casa a Santiago.
Este Camino que cruza 
montañas, valles y páramos.
Este Camino que andas, 
sin saber por qué lo andamos.
Este Camino tan viejo 
que, en él, nos encontramos.
Este Camino, Camino,
El Camino de Santiago.

DE BURGOS – LEÓN. 184 km.
Desde la Costa Tropical de Granada donde los riquísimos mangos esperan impaciente al agricultor para que los libere de sus pesados y riquísimos frutos que están ya en sazón y se muestran tan apetitoso, a los desabrigados páramos castellanos con rastrojos secos en un horizonte tan vasto como árido donde no se ve una brizna verde, donde tan solo alguna ligera nube y vuelo de algún córvido dan un poco de color al ambiente y si tienes suerte, podrás ver algún bando de perdiz roja que cantan entre los rastrojos o en los valles donde se ocultan en la hierba seca. Ya apenas, se ven aquellos rebaños de merinas aprovechando las espigas que dejaban los segadores a segar el cereal. 
En este paisaje, será donde se desarrolle en esta ocasión nuestra peregrinación.
DÍA A DÍA - JORNADA A JORNADA. 
PRIMERA JORNADA. BURGOS - HONTANAS 31,2 km.
Nuestro autobús nos deja en Burgos a las 10 de la mañana y después de tomar café nos dirigimos por la ciudad monumental hasta la catedral para sellar nuestra credencial en la misma, se puede ver un sello gemelo al que han estampado hoy de aquel 15 de mayo de este mismo año, el día en que abandonamos nuestro Camino que hoy retomamos.
Poco a poco vamos dejando tras nosotros los barrios de la periférica de Burgos para llegar a Tardajos, Rabel de las Calzadas y adentrarnos en el páramo. Hoy si se puede, más extenso, más árido, más duro, más solitario… y no lo digo por peregrinos que parece una romería de cómo está frecuentado este Camino, más bien por la sequía que sufre la meseta castellana. En Hornillos del Camino paramos para comer y después continuar hasta Hontanas. En este lugar hacemos nuestra entrada más o menos a las 5,30 de la tarde cansados y rendidos, con muchas ganas de descalzar nuestros pies y lavar el polvo del camino de nuestros cuerpos.
SEGUNDA JORNADA. HONTANAS–FROMISTRA. 
34 kilómetros.
Apenas si se veía cuando pasamos bajo el arco ojival del que fue El Monasterio de San Antón que tanta fama tuvo en aquella época cuando la Europa del Norte estaba aquejada de la enfermedad conocida, como Fuego de San Antón producida por el cornezuelo del centeno y que en este Monasterio curaban con una dieta a base de pan de trigo.
Ya divisamos Castrojeriz y la Colegiata de Nuestra Señora del Manzano nos da la bienvenida antes de cruzar este pueblo camino que se extiende en la ladera de la loma coronada por las ruinas del castillo Matajudíos.
Cruzando el río Odriza (Odra) nos enfrentamos a la Cuesta de Mostelares y a lo lejos una vez coronada vemos la famosa Fuente del Piojo, San Martín ayer ermita, después pajar y hoy albergue de peregrinos. Cruzamos el puente Fitero y nos adentramos en Itero de La Vega donde descansamos un momento antes de cubrir los 8 kilómetros que separan esta población de Boadilla del Camino, donde admiramos su hermoso Rollo de Justicia. Salimos de este lugar y por el muro de contención del Canal de Castilla cruzandolo por las esclusas del mismo, entramos en Fromistra donde contemplamos embelesados la obra perfecta del románico que es; San Martín de Fromistra. Final de nuestra segunda jornada.
TERCERA JORNADA. FROMISTRA-CALZADILLA DE LA CUEZA. 36,2 kilómetros
Desde la puerta de San Martín de Fromistra, cuando apenas se vislumbra la aurora en el horizonte nos enfrentamos al Camino, la ermita de San Miguel entre su chopera nos dice adiós antes de entrar en Población de Campos, más tarde cruzamos Revenga, Armenteros y llegamos a Villalcazar de Sirga (Villasirga) con su iglesia monumental de Santa María la Blanca, aquella de las Cantigas del rey Alfonso X el Sabio, también el monumento a Pablo el Mesonero y continuamos hacia Carrión de los Condes que conserva sus joyas rómanicas tales, como Nuestra Señora del Camino, la portalada de la que fue iglesia de Santiago, el Monasterio de San Zolio, etc. Tomamos café en Carrión para tener fuerzas para enfrentarnos a los 17 kilómetros del duro páramo que separan Carrión de los Condes de Calzadilla de la Cueza donde finalizamos esta jornada a las 3 de la tarde, cansados, si cansados pero no derrotados.
CUARTA JORNADA. CALZADILLA DE LA CUEZA – EL BURGO RANERO. 40 kilómetros 
Los gallos de Calzadilla de la Cueza aún dormían plácidamente cuando cruzábamos delante de las ruinas hoy muy abandonadas e irreconocibles de lo que fue Santa María de Tiendas un hito en la peregrinación en el Camino medieval. Por Ledigos y Terradillos de los Templarios pasamos y aún el sol no había despertado en Castilla ya al cruzar Moratinos y San Nicolás se estaba desperezando y en el Alto Del Carrasco dejamos tras nosotros Palencia para adentrarnos en la provincia de León. Sahagún nos espera a lo lejos en el horizonte.
En Sahagún tomamos café antes de dirigirnos a Calzada de Cotos. En este punto nos decidimos caminar hacia Calzadilla de los Hermanillos y bajar por un sendero de monte al Burgo Ranero y de esta manera lo hacemos. El camino es monótono y aburrido, pero al menos tenemos el gusto de caminar por el trazado de la que fue una de las vías romanas más importante.
Una vez en El Burgo Ranero a las 3 de la tarde damos por finalizada esta cuarta y dura jornada.
QUINTA Y ULTIMA JORNADA. EL BURGO RANERO – LEÓN 38 kilómetros
Una vez más el sol y su luz aún duermen dulcemente y las estrellas pueblan este limpio cielo castellano cuando nosotros caminamos contando los arbolitos que se plantaron en 1993 para que diesen sombra a los peregrinos, cosa que aún no han conseguido en toda su totalidad después de tantos años. Trabajo nos costó llegar a Reliegos donde tomamos café, ya muy cerca Mansillas de las Mulas, que cruzamos sin más para encaminarnos hacia el Puente Villarante sobre el río Porma y cruzando Arcahueja y Valdefuente entrar en León por Puente del Castro. Sellando nuestras credenciales en la Pulcra Leonina (Su hermosa Catedral) damos por finalizada esta peregrinación mientras vamos madurando los planes para en el próximo mes de mayo volver a retomar aquí esta peregrinación que un día nos llevará una vez más a Santiago de Compostela.  
EPILOGO.
Tanto en este como en en otros Caminos, no todo fue caminar, pues, como dicen los Evangelios “no solo de pan vive el hombre”, también nosotros pudimos degustar un lechazo criado con pastos de los campos castellanos que asamos en este horno (fotografía) y disfrutamos de los pueblos rurales de Castilla León y aunque muchas veces he oído decir que este es, el tramo más feo del Camino para mí que he realizado muchas peregrinaciones a Santiago, tantas que ya he perdido la cuenta y para saberlo tengo que contar las Compostelas que tengo con mi nombre. Para mí, cada paso del Camino tiene su encanto y su propia personalidad y el conjunto de todos esos pasos, esos paisajes, esos pueblos, esos monumentos religiosos o no, forman este Camino al que llamamos Camino de Santiago y en él, incluyo todos los caminos que han surgido en cada una de las Comunidades Españolas ya que no hay ninguna en la que los visitantes no encuentren una flecha amarilla que le diga que por allí pasa el Camino de Santiago.
Si ayer el grito del Camino era Ultreia hoy es "Buen Camino". Es mi deseo para todos y cada uno de los peregrinos que hoy están caminando hacia la casa del Apóstol Santiago en Galicia.
Algunos momentos de este caminar.   

No hay comentarios: